la primera mentira II

no sé si habrá sido la primera mentira que me dijeron, pero la primera mentira que recuerdo que recuerdo que me dijeron (y me creí) fue papá noel
o santa claus, san nicolás o el representante de coca cola, como quieras.

esa fue la primera vez que toda mi familia confabulaba en mi contra.
sí, toda, porque escondían los regalos que papa noel me iba a traer en casa de una tía y no en mi casa, para evitar que los pillara en mis búsquedas de regalos (oh sí, era experta buscando en los lugares más remotos e inverosímiles).

yo creía en papa noel, es más, algunos años creí ver una sombra desaparecer por el pasadizo, sentir ruidos en el techo (un trineo estacionándose), y siempre el sueño de quedarme despierta y tratar de espiarlo. claro, el sueño siempre terminaba ganando la batalla y nunca llegué a verlo.

sí lo confieso.
yo creía que alguien me dejaba ese juguete al pie de la cama por haber sido la mejor analía posible. creía en la ilusión de despertarme y buscar el regalo sabiendo de ante mano que estaría ahí.

además era una mentira colectiva (no, aún no psicosis, esas vinieron después). la compartíamos en el pre escolar, con mis primitos, con los vecinos. algún compañerito juró que lo había visto. y puede que no haya sido mentira sino un sueño muy real.

no recuerdo cómo me enteré, no recuerdo si al final mi madre me lo dijo o no, tal vez me lo dijo alguien en el colegio.
tal vez.
pero creo que con mi madre continuamos la tradición una Navidad más, ella sabiendo que yo sabía que era ella y yo sabiendo que era ella pero queriendo creer en papá noel.

pero no importa, ahora no importa. no importa que haya sido mi madre y alguien me haya atormentado con una verdad prematura, con una verdad que me sacaba del territorio de la infancia. no importa.
fui feliz con esa mentira. feliz e ilusionada y niña. niña fantasiosa de ojos grandes que todo lo creía y todo lo esperaba.

me alegro que me hayan mentido todos. y cuando mis sobrinos pregunten yo también les mentiré y recordaré que alguna vez escuché a alguien estacionar un trineo en el techo de mi casa.

porque esa es una mentira heredada
y está bien que sea así

6 mentirosos:

El Diablo Des. dijo...

Ayer una señora que trabaja conmigo me decía que a su hija que acaba de tener, no le va a decir que existe Santa. No se que pensar al respecto. Dice que es porque no hay dinero para regalos y que prefiere que sepa que los regalos que recibe son fruto del trabajo de su madre. Respeto su decisión y entiendo su postura, pero ¿la ilusión qué?

Public Enemy dijo...

El mundo está lleno de mentiras y mentirosos, ainsss. Yo supe bien de niño que los reyes magos no existían y no me supuso ningún trauma. Es más, valoraba mucho mas los pocos regalos que mis padres me hacían.

analix dijo...

a mí me daba ilusión santa.
muchísima.

no sé si era el saber que alguien en el mundo aparte de mi familia pensaba en mí.
o tal vez la ilusión de que había un ser amoroso allá en el mundo.
o el que me permitieran soñar.
no lo sé.

pero yo planeo seguir mintiendo sobre papa noel.
eso, es un hecho

pinwino dijo...

Hola analix, espero que aceptes esta invitación, a participar en una cadena de memes sobre cosas que te gustan o no. http://pinwino.wordpress.com/2008/09/21/mi-primer-meme/

FRAGA dijo...

cómo qué mentira???????

aaaayyyyyy!!!!!

: )

analix dijo...

jajajaja

fraga: lamento haberte pinchado el globito de la ilusión!

un beso!