desperté


con la extraña convicción de fair play en el corazón.