a veces ni eso


veo fotos, muchas fotos.

quién diría que esa muchacha también era yo, que esos eran mis días, mis calles, mi gente.
y de golpe ¡pum! nada de eso
la lluvia que te moja me deja seco a mí
y vivo una vida que no me incluye excepto en fotos

y tú, ¿te das cuenta que allá no queda nada ya de mí?

no, ¿verdad?, porque, ya sabemos, la valiente siempre he sido yo.