un sábado en la mañana

está cargadito de una sensación de posibilidad.